¡Nuestra orientación no tiene curación!

Así se lo hicimos saber al Obispo Reig Pla de Alcalá de Henares el pasado 6 de abril en la Plaza de Los Santos Niños, así gritamos muy alto que no somos enfermxs, que basta ya de LGTBIfobia y que no estamos dispuestxs a dar ni un paso atrás en nuestros derechos, llueva, granice o nieve.

No podemos permitir que una institución tan poderosa como es la Iglesia Católica avale pseudoterapias impartidas por supuestas terapeutas sin formación, amparadas en el “acompañamiento espiritual” de la persona usuaria y permitiendo destrozar la salud mental de muchas personas homosexuales. No sólo porque en nuestra comunidad autónoma y en otras muchas (a falta de tener una #LeyLGBTIestatal integral) es totalmente ilegal esta práctica, si no porque está más que demostrado que el perjuicio que ocasiona a la víctima es arrastrado durante toda su vida, derivando en muchos problemas con la propia sexualidad y con su entorno, con el autoestima y con la propia aceptación de la identidad.

No se puede dejar de ser homosexual al igual que no se puede dejar de ser heterosexual. No es una elección, es una variante más de la riqueza y diversidad del ser humano. Este mensaje tiene que llegar muy lejos y grabarse a fuego en la sociedad. Somos un colectivo históricamente humillado, castigado, reprimido y oprimido y vamos a seguir luchando por nuestro lugar en el mundo. Ninguna institución nos puede decir cómo vivir nuestra sexualidad, ni nuestra identidad, ni nuestra familia.

Somos dueñxs de nosotrxs mismxs

MANIFIESTO:

Manifiesto contra el Obispo

También queremos hacer eco de la concentración que se convocó en paralelo en la Plaza de Zerolo de Madrid por COGAM Y Kif Kif, dando oportunidad a que muchas personas que no pudieron trasladarse a la ciudad complutense denunciasen la celebración de estas pseudoterapias y expresasen su indignación y rechazo al apoyo de la Conferencia Episcopal que emitió en su asamblea plenaria de primavera celebrada a principios de abril.

Anuncios