Soy NOVA, una mujer transexual de 26 años, madrileña y de nacionalidad Española. Muchas de vosotras y vosotros me pondréis cara por mis entrevistas en televisión. Con tan sólo 13 años me convertí en la primera menor transexual mediática, y fueron muchas entrevistas y reportajes en programas de corazón los que se realizaron para ofrecerle al público el proceso de transición hasta sentirme toda una mujer, dejando atrás una infancia que sufrió la plaga de la discriminación sólo por ser diferente a la mayoría establecida.

nova

¿Que es la TRANSFOBIA y cómo ayudar a combatirla?

 Somos millones de seres humanos en todo el mundo los que sufrimos las consecuencias de la transfobia. La transfobia deja su impronta en forma de heridas y cicatrices.

LA TRANSFOBIA MARCA. LA TRANSFOBIA MATA.

Todos vivimos dentro de esta sociedad y tenemos la obligación de combatirla para poder desarrollarnos en igualdad.

Las personas transexuales llegamos a conocer la transfobia desde la más tierna infancia. TRANSFOBIA es negarle a una persona la  identidad de género con la que se siente identificada, hasta el punto de no permitirle su desarrollo con libertad y con las mismas garantías con respecto a los derechos humanos. Transfobia  es insultar y humillar a una niña o niño transexual porque ha decido mostrarse cómo se siente. La transfobia anida en las aulas cuando un profesor le niega a un alumno el que pueda utilizar el nombre elegido acorde con su género, coaccionándole para que no se exprese o vista conforme a su identidad. No denunciar las agresiones físicas o verbales en el colegio es uno de los recursos de los que se nutre el acoso escolar. ¡EL SILENCIO TAMBIÉN ES TRANSFOBIA!

¿Os habéis preguntado como pueden estigmatizar todas esas burlas a un menor en su círculo de formación? En edades tempranas la transfobia provoca efectos tan negativos como fracaso escolar, depresión, aislamiento, falta de reconocimiento de la identidad. No es casual que la población transexual cuente con un altísimo índice de intentos de suicidio. TRANSFOBIA ES INHUMANIDAD Y CRUELDAD ABSOLUTA.

¿Que garantías de éxito formativo y desarrollo personal esperamos que alcancen nuestros menores transexuales si deben enfrentarse sin recursos a los ataques y maltratos en sus colegios? ¿Os extraña acaso que con este caldo de cultivo muchas mujeres transexuales recurran al comercio sexual como única vía para subsistir una vez alcanzada la edad adulta? ¿Que posibilidades de integración laboral ofrecemos a hombres y mujeres transexuales? Hoy por hoy, ninguna. ¡QUE NO PODAMOS ELEGIR TRABAJO ES TRANSFOBIA!

Todo se convierte en un mar de miedos e incertidumbre. Heridas abiertas que sangran aún más gracias a una sociedad que oprime y maltrata ante la diversidad. No necesitamos progresismo de boquilla. Necesitamos que todas las personas sean respetadas y que se les reconozca cada uno de sus derechos. Así se acabará la transfobia. Necesitamos profesionales cualificados que nos atiendan en el sistema sanitario como a cualquier ciudadano sin que nos consideren enfermos mentales. Necesitamos renovar las unidades de género que nos excluyen y segregan del resto de pacientes utilizando protocolos y test obsoletos y degradantes. ¡NO SOMOS SERES EXTRAÑOS, SOMOS HOMBRES Y MUJERES! Hay que educar desde la escuela e informar a nuestros menores para que elijan qué desean realmente hacer, evitando de este modo que se lancen solos a una aventura peligrosa sin apoyo y garantías, como nos hemos visto obligadas en generaciones anteriores. No olvidemos que en décadas anteriores ser transexual era un delito; es importante recordar la lucha de las personas transexuales que han conseguido ampliar derechos. La comunidad transexual esta cansada de estar siempre a la cola de los intereses de muchas asociaciones LGTB. Debemos apoyar la transexualidad con la misma fuerza por la que luchamos por los derechos de homosexuales y bisexuales.

Somos personas con derechos y necesidades tanto en el ámbito legal como en el social. La sociedad no puede ni debe seguir por detrás de las leyes. Los avances deben apreciarse en el día a día. TODOS PODEMOS COMBATIR LA TRANSFOBIA. Aplaudamos leyes tan necesarias como la reciente Ley Integral de Transexualidad aplicada en Andalucía, una ley que despatologiza a hombres y mujeres transexuales. Luchemos para que se aplique de verdad y aplaudámosla alto y fuerte. ¡Así combatimos la transfobia!

Décadas atrás nos horrorizamos con lacras sociales como el racismo. No dejemos pasar más tiempo y acabemos con cualquier muestra de maltrato y discriminación.

¡ACABEMOS CON LA TRANSFOBIA!

 

Anuncios